El Bosque Dormido es la consecuencia de la correspondencia que estoy manteniendo con Roberto Ruiz Antúnez (poeta vallisoletano). La propuesta fue que yo le mandaría fotos; el textos (+ INFO). La correspondencia comenzó en diciembre de 2013 y acabará a finales de septiembre de 2014. 

Además de la correspondencia empezamos a compartir música, fotografías, textos, citas etc. de otros autores. Y así, la música del compositor letón Pēteris Vasks  se convirtió en otro de los ejes primordiales. Su música nos envolvió en la atmósfera que empezaba a intuirse en textos y fotos.





























Los primeros envíos fueron disparos al aire, que poco a poco se concretaron en ideas como:

«traer un bosque dormido en la mirada«

Fue el primer punto de referencia clave para el proyecto. 

Nuestro primer encuentro físicamente, en Pucela, fue determinante para fijar las bases definitivas de lo que estábamos compartiendo. Así, en las próximas semanas el encuentro dio sus frutos y lo que empezó siendo una correspondencia, se convirtió en proyecto. 
Cerramos fechas para la exposición en la GKo Gallery (7 de noviembre de 2014) y casi al mismo tiempo surgió la posibilidad de viajar a Letonia para realizar una residencia artística. 
Teniendo estas nuevas piezas del puzzle sobre la mesa en verano nos reunimos nuevamente para trabajar y seguir definiendo que es El Bosque Dormido; esta vez en Tolosa, País Vasco.
Como fin del proceso de correspondencia voy a realizar la residencia artística en Letonia. Tres semanas durante el mes de septiembre, con campamento base en Aizpute, para viajar por el resto del país, seguir fotografiando y mandando nuevas imágenes a Roberto.

























El bosque dormido es un estado mental y físico, un retorno al origen, donde resguardarse cuando la intemperie se pone salvaje. 


Según la teoría del entrelazamiento cuántico dos partículas que en algún momento estuvieron unidas, una vez se separan, siguen estando relacionadas. Pueden hallarse en extremos opuestos del universo, que la conexión entre ellas es instantánea. En el bosque dormido el cuerpo y el bosque son las partículas fundamentales de ese entrelazamiento. La tierra es su túnel gravitacional, su conexión, su nexo. 


Traer el bosque dormido en la mirada es alcanzar lo inalterable.