Ayer fue día de despedida… a medias! En una semana estoy de vuelta.
Para el hasta luego, nada mejor que un rico té en la cafetería en frente de la Ópera Nacional en un día gris letón.