Lo último que me imaginaba es acabar el día viendo Il trovatore en la opera de Riga… mañana los detalles!