eli garmendia

Blog

Cerveza, música, misa, lagos…

Fin de semana de contrastes.

El sábado, la entrada de casa se transforma para celebrar el Āboļošana 2014: cerveza casera, alumnos de la escuela de música, abuelas que cantan canciones tradicionales, performance, zumo de manzana, niños, licores que se destilan in situ, y mucha comida!

 

 


Un paseo cruzando la calle, y las retinas se me quedan sobre saturadas de verde. Pero en Cīrava la fiesta continua, sesión de dj experimental, en medio de la Letonia rural. Para acabar, proyección de Metropolis.
























Domingo por la mañana, que mejor que una misa luterana? 
El cafe con pasteles de después; con el cura, su mujer y algunos feligreses.





Aprobechando el sol, las bicis, con asientos de cuero y muelles, para ir al lago. Fotos y chapuzón.


Otra dosis de verde por el bosque al rededor de casa.

Un ratito para mirar las estrellas… Esta vez no hubo jabalíes Mara… pero se oían patos que entraban y salían del lago.





RIGA

Lucas, Letonia es verde.

Y les encanta la música.

(lo que se oye, es un coro ensayando detrás de mi)

Panda · Montseny · Mara · Niebla

Calentando motores en el Montseny con Mara y la niebla.
La niebla literalmente nos comía por momentos, perdida de la sensación de perspectiva y/o distancia y los truenos sonando mientras se acercaba la tormenta…

 

Pēteris Vasks

En el Certamen Coral de Tolosa del 2006, copré el disco «Dawn is Breaking» del coro Kamer. En este disco, escuché por primera vez dos canciones del compositor letón Pēteris Vasks. Una de ellas, me gustó especialmente:Lïdzenum Ainavas (plainscapes).



Años más tarde, en la época que trabajaba en Mudanzas, la canción Lïdzenum Ainavas se convirtió durante algunos meses en lo que más escuchaba.

Durante la correspondencia con Roberto, sumergida en pleno proceso creativo, recuperé Lïdzenum Ainavas; empecé a investigar un poco más sobre Vasks. 

Vasks ha sintetizado diversas técnicas de composición del siglo 20 en su obra. Su estética está en línea de la «nueva simplicidad», neo-romanticismo y «nueva espiritualidad» que también han sido llevadas a cabo por algunos de los más grandes compositores modernos contemporáneos como: Arvo Pärt, Henryk Gorecki, Giya Kancheli y John Taverner. Y como nada es casual, ya conocía a Arvo Pärt, por sus composiciones corales, y a Gorecki gracias al trabajo «Lo que queda» del fotógrafo David Jimenez.


En el disco que me había comprado años atrás, Vasks dice: 

«The subjecte of nature is also of key importance in Plainscapes.» 

Plainscapes es un disco del Coro de la Radio Letona, que recopila piezas de Vasks insiradas en los paisajes letones.

«I am fortunare that I live in Latvia, where I can enjoy the turn of the beautiful seasons. There are other exotic and temping lands where there is always summer, but we can rejoice at the changing rhythms of the year. In the autumn I look out my window and see yellow leaves. I wait for the first snow, and then for the birds to return. I cannot imagine my life in a closed room. That is why I composed Plainscapes – you can see a great distance on the plains. You can look up and see the clouds or, better yet, the stars. I have noticed that people don’t really care to look at the stars, perhaps they don´t  have time to do so. But everyone should. First and foremost this applies to our politicians, who apparently have never heard of such a thing as ideals. Pherhaps they have thoroughly forgotten ideals. I am so fortunate to stand on my native land and watch the stars. Something of this is Plainscapes. And there´s another thing – music can sometimes heal and calm the individual, and here we have the feeling of peace and quiet which so very much goes missing in our lives. We´re always in a big rush. I want people to stop, to slow down. Silence is so beautiful.»

Estas palabras me conectaron con la persona que había detrás de esa composición. Una persona con una sensibilidad excepcional hacia su entorno. Alguien que invita a la contemplación de las estrellas a los politicos… definitivamente es alguien muy sabio. Y de alguna manera entendí que detrás de esa belleza tan expresiva en sus obras, hay una búsqueda que va más allá de esa belleza.

«My music, contains a great deal of idealism. I want to tell people about beautiful ideals, high goals, show them that there is not only the drab everyday, that there is more than mere pessimism… Every honest composer searches for a way out of the crises of his time… shows how humanity can overcome the passion for self-annihilation that flares up. Perhaps my music contains sadness, but it also contains a great deal of optimism and idealism. Beauty and harmony are rare in life, but in music they are possible. I go through pessimism finally to confirm at the end that I say ‘Yes’ until my last breath to the beauty of the world.”

















Tal vez su música no sea apta para quién no este acostumbrado a la música clásica contemporánea. Vasks ha sintetizado diversas técnicas de composicion del siglo 20 en su obra. Su estética está en línea de la «nueva simplicidad», neo-romanticismo y «nueva espiritualidad» que también han sido llevadas a cabo por algunos de los más grandes compositores modernos contemporaneos como: Arvo Pärt, Henryk Gorecki, Giya Kancheli y John Taverner. Y como nada es casual, ya conocía a Arvo Pärt, por sus composiciones corales, y a Gorecki gracias al trabajo «Lo que queda» del fotógrafo David Jimenez.


Escuchar la música de Vasks me ha requerido tiempo. La complejidad y la cantidad de matices de sus piezas me ha llevado a escucharla reiteradamente. Musicalmente el dramatismo de sus composiciones y su idealismo son la clave de que conecte con su obra.

Su música me muestra un espacio infinito  y me transporta; encuentro un lugar donde conecto conmigo misma. 


Aun me falta mucho por descubrir; estas son algunas de las delicias que he ido descubriendo: 

Plainscapes 
String Symphony
String Quartet nº1, nº2 y nº3.

























Y una vez más, sin pretenderlo, la música de Vasks es el eslavon de mi proceso de creación. El viaje a Letonia que está apunto de empezar, será para perderme por los paisajes del país y sumergirme un poco más en El Bosque Dormido. 





El Bosque Dormido: el proceso

El Bosque Dormido es la consecuencia de la correspondencia que estoy manteniendo con Roberto Ruiz Antúnez (poeta vallisoletano). La propuesta fue que yo le mandaría fotos; el textos (+ INFO). La correspondencia comenzó en diciembre de 2013 y acabará a finales de septiembre de 2014. 

Además de la correspondencia empezamos a compartir música, fotografías, textos, citas etc. de otros autores. Y así, la música del compositor letón Pēteris Vasks  se convirtió en otro de los ejes primordiales. Su música nos envolvió en la atmósfera que empezaba a intuirse en textos y fotos.





























Los primeros envíos fueron disparos al aire, que poco a poco se concretaron en ideas como:

«traer un bosque dormido en la mirada«

Fue el primer punto de referencia clave para el proyecto. 

Nuestro primer encuentro físicamente, en Pucela, fue determinante para fijar las bases definitivas de lo que estábamos compartiendo. Así, en las próximas semanas el encuentro dio sus frutos y lo que empezó siendo una correspondencia, se convirtió en proyecto. 
Cerramos fechas para la exposición en la GKo Gallery (7 de noviembre de 2014) y casi al mismo tiempo surgió la posibilidad de viajar a Letonia para realizar una residencia artística. 
Teniendo estas nuevas piezas del puzzle sobre la mesa en verano nos reunimos nuevamente para trabajar y seguir definiendo que es El Bosque Dormido; esta vez en Tolosa, País Vasco.
Como fin del proceso de correspondencia voy a realizar la residencia artística en Letonia. Tres semanas durante el mes de septiembre, con campamento base en Aizpute, para viajar por el resto del país, seguir fotografiando y mandando nuevas imágenes a Roberto.

























El bosque dormido es un estado mental y físico, un retorno al origen, donde resguardarse cuando la intemperie se pone salvaje. 


Según la teoría del entrelazamiento cuántico dos partículas que en algún momento estuvieron unidas, una vez se separan, siguen estando relacionadas. Pueden hallarse en extremos opuestos del universo, que la conexión entre ellas es instantánea. En el bosque dormido el cuerpo y el bosque son las partículas fundamentales de ese entrelazamiento. La tierra es su túnel gravitacional, su conexión, su nexo. 


Traer el bosque dormido en la mirada es alcanzar lo inalterable. 


La Correspondencia

La correspondencia como punto de partida.
El dialogo mayeutico/socrático como método para llegar al bosque dormido.
























Más de un centenar de mails y horas de conversación con música de fondo.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google