Calentando motores en el Montseny con Mara y la niebla.
La niebla literalmente nos comía por momentos, perdida de la sensación de perspectiva y/o distancia y los truenos sonando mientras se acercaba la tormenta…