La correspondencia como punto de partida.
El dialogo mayeutico/socrático como método para llegar al bosque dormido.
























Más de un centenar de mails y horas de conversación con música de fondo.