Playa de Liepāja, mar báltico.

Mar hipnótico… de arena blanca, fina, de la que se te cuela por todas partes. Creo que la puesta de sol más bonita que he visto nunca… 
















Tranquilidad y excitación.

Satisfacción.